Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 



Artículos recopilados

ACTUALIDAD CINEMATOGRAFICA (LUIS ESPINAL)

Diario Presencia (La Paz domingo 15 de agosto de 1976)

Aguirre la ira de Dios - 1972
Aguirre la ira de Dios - 1972

AGUIRRE O LA IRA DE DIOS de Wemer Herzog, (el mismo director de EL ENIGMA DE KASPAR HAUSER) es una película alemana filmada en el Perú, y que lleva al cine el diario de fray Carvajal en la exploración de la cuenca del Amazonas, en busca de El Dorado.

AGUIRRE O LA IRA DE DIOS es un film que desmitiza la hazaña de los conquistadores (a la manera de EL JARDÍN DE TÍA ISABEL) mostrando los motivos sórdidos y el raquitismo moral que guiaban sus pasos. En este análisis, el film es acre y llega a lo grotesco. La toma de posesión de las tierras desconocidas por el emperador gordinflón, el fraile que es más un inquisidor que un educador, la codicia de los soldados, el afán de poder y glória de Aguirre, hasta convertirse en el prototipo del dictador: cínico, frío, desalmado, racista, alucinado, intrigante, pero convincente. La cinta presenta a los conquistadores más como una invasión de bárbaros que como un hecho civilizador. La intransigencia, la falta de respeto a lo autóctono, contrastan con la urbanidad parodiada de esta letrina móvil que arrastran a lo largo del río. Este parece ser un símbolo sarcástico, al igual que el indio que toca una tonada para los nuevos amos.

El film resalta la fuerza de la naturaleza, y el expresionismo salvaje de unos hombres crueles, ambiciosos y atrapados por lo desconocido. Cuando la balsa queda invadida por los monos, alrededor de un Aguirre (Claus Kinski) quijotesco y solitario, hemos llegado a la cumbre de la parábola: Herzog hace un repetido travelling envolvente alrededor de la balsa del enloquecido conquistador.

La imagen del fraile conquistador es de lo más repelente y grotesca, pero habría que ver cuánta realidad se puede encerrar bajo esta caricatura: el afirma que "la iglesia siempre está de parte del vencedor”; planteando así el oportunismo de la iglesia del poder y la diplomacia. El presidente el tribunal que condena a muerte al depuesto Ursúa; y el condena a los indios porque no comparten sus creencias cristianas.

El director brasileño Rui Guerra (LOS FUSÍLES) interpreta el papel de Ursúa. Los personajes mejor librados son las dos mujeres. La esposa de Ursúa por su fidelidad y valentía, perdiéndose en la selva como un espejismo, y la hija de Aguirre como un símbolo de inocencia e inconsciencia, contemplando aquel mundo absurdo, al parecer sin comprender.