Imprimir
Visitas: 71



ACTUALIDAD CINEMATOGRAFICA (LUIS ESPINAL)
Diario Presencia (La Paz domingo 1 de mayo de 1977)

Bella de día
Bella de día

BELLA DE DIA de Luis Buñuel es la reposición de una notable película de hace una década; detrás de una película freudiana hay una crítica social aguda. La gran maestría del viejo cineasta llega a un máximo grado de madurez.

BELLA DE DIA de Luis Buñuel es la reposición de una película de casi diez años atrás.
BELLA DE DIA plantea las relaciones de una pareja de alta clase media. Ella es frígida y está frustrada sexualmente por "delicadeza" de su marido (Jean Sorell, a quien se califica de infantil. Severine (Catherine Deneuve) tiene sueños de violencia sexual, en los que ella es víctima y es maltratada. Una manifestación onírica de este deseo sexual es la obsesión de las campanillas de la calesa, o la mención de los gatos (aunque no se vean). Las campanillas recuerdan la caja de música de ENSAYO DE UN CRIMEN. Catherine Deneuve interpreta la doble vida de una señora: oficialmente abnegada y amante de su marido; y extraoficialmente ninfómana y prostituta. Sus dos vidas representan dos facetas de la personalidad: la aparente y la censurada. A esta doblez corresponde una dualidad sexual: el jovenzuelo Marcel, un criminal que la sojuzga, en contraposición con el marido Pierre, paralizado sobre su silla de inválido. La invalidez de él es una manera de sublimar y excusar su impotencia; y también de castigarla.

Buñuel presenta tres posturas posibles ante la fuerza cósmica del sexo : 1) Las aberraciones (masoquismo, necrofilia) de los burgueses, condenadas por Buñuel como símbolo de una frustración, 2) La actitud blanda del marido que no quiere aclarar nada, que lleva al ridículo ("dale chocolate"), al fracaso y a la insatisfacción, 3) Y la postura dura del gitano atracador, duro y rebelde, que trata al sexo sin remilgos y que es positiva para Buñuel.

La frigidez de la protagonista corresponde a la insatisfacción ante un marido boy-scout y poco viril. Deneuve recuerda sin duda el personaje obseso que interpretó en REPULSIÓN de Polanski.

BELLA DE DÍA está llena de la simbología de Buñuel; no podía faltar el piano de cola, símbolo de la burguesía, y que en EL .DISCRETO ENCANTO DE LA BURGUESÍA se convierte en instrumento de tortura. Pero la mayoría de los símbolos son eróticos: las botas, el bastón-puñal, la pistola, la botellade champagne, los toros, la caída y derrame del perfume o del jarrón de flores . De paso se subraya la intensa relación entre eros y thánatos. 

Buñuel (a quien se ve momentáneamente sentado en la terraza de un café) parece hacer la apología del machismo, interpretando la sexualidad femenina como necesitada de dureza e imposición. Es cierto e!la está traumada por una experiencia erótica de su niñez, abusada por un plomero, o cuando no quiere comulgar por remordimientos. Cuando quema sus ropas de prostituta, no podemos olvidar la imagen y la simbología de VIRIDIANA quemando los emblemas cristianos de la pasión.

Para Buñuel la debilidad sexual o las inhibiciones tienen una referencia explícita a la postura ante la vida y a la debilidad social que se convierte en sometimiento. La impotencia y las aberraciones sexuales son una metáfora social. El angelus recuerda un famoso cuadro de Millet. Buñuel tiene mucho sarcasmo y se ríe de la moral de las buenas intenciones y de la cortesía; lodo ello le suena a hipocresía dentro de un mundo lleno todavía de injusticias.

Buñuel trata con una exquisita elegancia un tema que podía ser sórdido. Aprovecha la ocasión para presentar una recensión de inhibiciones y aberraciones de las clases altas: necrofilia incestuosa, el doctor masoquista, el chino amenazante.. Este mundo sexual enfermizo se presenta con gran naturalidad: la empleada y su hijota deambulan serenamente por este mundo de "trabajo"; Severine se vuelve menos tensa y más alegre.
BELLA DE DIA cuenta con una dirección de actores e interpretación de gran calidad.
Buñuel, a medida que envejece, va limando algunas de sus asperezas para convertirse en un cineasta rebelde pero depurado. 

Desde su primer filme, UN PERRO ANDALUZ, Buñuel ha relacionado la sexualidad con la sociología: las censuras son una imagen de la esclavitud, y la violación es un símbolo revolucionario; bajo esta perspectiva hay que ver también BELLA DE DIA.