Imprimir
Visitas: 73



ACTUALIDAD CINEMATOGRÁFICA (LUIS ESPINAL)
Diario Presencia (La Paz domingo 19 de septiembre de 1969)

Fuiste mía un verano
Fuiste mía un verano

Despues del bajo nivel de las últimas semanas cinematográficas, un colapso mayor parecía imposible, pero siempre hay uno peor. Para el espectador, esta podría ser una semana ele reposo cinematográfico, que es muy sano, para conservar el buen gusto.

FUISTE MÍA UN VERANO son los discos de Leonardo Favio mal sincronizados con imágenes dispersas; es culpable del film Eduardo Calcagno.

FUISTE MÍA UN VERANO
de Eduardo Calcagno es una cinta en que Leonardo Favio canta sus canciones; éstas, todos las conocemos por su interioridad y energía, pero la película es nula de guión y dirección.

El film es un salpicado de escenas poco coherentes que intentan ambientar las divers canciones; pero en realidad, no se aprovechan las intensas letras de las canciones; en cambio Calcagno nos propina imágenes de relleno que distraen o no dicen nada.

Al utilizar la técnica del “play-back'' para las canciones, se nota una gran diferencia de calidad sonora entre las grabaciones musicales y las de los diálogos. La mala calidad del sonoro cinematográfico parece una constante del cine argentino.

FUISTE MÍA UN VERANO resulta un film pesado por no saber el espectador a dónde va (como tampoco lo sabe el director) parece un programa mal improvisado para la televisión. Lo mejor del film son las secuencias documentales, pudiendo apreciarse las expresiones de Favio al cantar.

FUISTE MÍA UN VERANO no tiene ningún valor cinematográfico; por lo cual, vale más comprarse los discos de Favio y escucharlos en casa.