Imprimir
Visitas: 70



Estrenos de la semana
Diario Presencia Domingo, 30 de diciembre de 1984

Ghostbusters
Ghostbusters


Ghostbusters
Prod.- Estados Unidos
Dir.- Ivan Reltman

Quien sea primero el musical audiovisivo que promociona la película tendrá la impresión de que ésta es una película musical más dedicada a la danza y el espectáculo revlsterll. Pero, lo que es en realidad "LOS CAZADORES DE FANTASMAS" es una sátira efecticlsta a las psicosis esotéricas y misteriosas que la sociedad modernizada está volviendo a reavivar.
 

Hoy se vuelve a echar mano de la medicina astral, se descubren poderes de adivinación y contactos con el otro mundo por unos juegos de cartas o tableros y, por supuesto, que se cree a pie juntillas que los muertos vuelven a reclamar sus pertenencias y viven los fantasmas entre nosotros gozando de tos elementos del consumismo como: salchichas, escaleras de bibliotecas y computadoras. Esta difundida exaltación hace que sea necesaria y por supuesto exitosa económicamente la organización de una compañía dedicada a limpiar de fantasmas las superdesarrolladas ciudades de los grandes centros donde ya nada falta y pocos tienen hambre y necesidades más acuciantes que perseguir o crear fantasmas.

El hacer que el público viva esos espectáculos fantasiosos, ilustrados y adornados con las técnicas más increíbles, es también parte de la función social que el cine cumple a cabalidad. No todo puede ser sesudo y dramático, de vez en cuando conviene distender la dura realidad en vuelos Imaginativos que no exijan nuestra toma de decisiones y compromisos. Otra virtud de estas comedias es enseñarnos a no tomarnos tan en serio y reirnos de nuestras debilidades con sano humor.

Lo fundamental en este film es la gama de efectos especiales que se ponen en juego, desde las sobreimpresiones que hacen aparecer y desaparecer a los seres etéreos y transparentes hasta la poderosa fuerza que cobra vida en los esculturas de los monumentos y por último las explosiones, la destrucción de maquetas y los juegos de luces y rayos caracterizan estas obras como simples exposiciones de las posibilidades·técnicas a las que ha arribado la filmación. Las comparaciones son siempre des merecedoras pero cuán lejos está el cine de hoy de aquellos films donde cada composición, cada encuadre y cada expresión de rostro debía ser elaborado con cuidadoso análisis de significación y plástica; hoy la electrónica pone más de lo suyo que la mano del artista creador.

Costoso, irónico y agradable espectáculo para cerrar el año 84.

Apreciación moral:
Film para todo público.

Apreciación artística:
Muy Buena